Cuidados que debe tener el paciente diabético

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Filament.io 0 Flares ×

Para llegar al éxito en el cuidado de la diabetes se requiere cierto nivel de conocimiento y supervisión por parte del médico tratante, por ende, el autocontrol juega un papel determinante, ya que es el paciente diabético el único que puede tomar o no ciertas decisiones que pueden o no reestablecer su condición. El plan de tratamiento es implementado y, si no se cumple, las consecuencias a corto y largo plazo las sufrirá la persona que padece la enfermedad.


El objetivo de realizar un plan de tratamiento integral es llevar una vida no solo saludable sino normal, disfrutar de una buena calidad de vida y evitar los daños asociados a la enfermedad. Para poder lograr estas metas se deben cumplir objetivos específicos como:

  1. Lograr llegar a un peso corporal adecuado a la altura y edad
  2. Llevar los niveles de azúcar en sangre a valores normales o al menos lo más cercano posible.
  3. Se debe realizar ejercicio físico de forma regular.
  4. Regular la presión arterial.

Lo más común es obtener recomendaciones médicas luego de los controles de azúcar por medio de un glucómetro. Son variables dependiendo de la condición y gravedad del paciente. La medición de glucosa va desde una vez al día a una vez antes o después de cada comida y deben ser registrados para conocimiento del médico. Gracias al conocimiento de estos datos, el médico puede realizar las recomendaciones a sus pacientes diabéticos y, efectuar la combinación de medicamentos pertinentes asociado, inclusive, al tipo de alimento consumido para el cuidado de la diabetes.

La dieta saludable es esencial, consiste en baja cantidad de grasas, evitar frituras y grasas saturadas, moderar las proteínas y consumir alimentos de lento metabolismo y ricos en fibra. Esta dieta se determina por porciones o raciones en unidad de peso (gr) gramos.

El ejercicio debe ser dirigido por el equipo médico que trata al paciente, el mismo debe realizar actividad físico al menos 30 minutos todos los días. Sus beneficios son a largo plazo y el objetivo del mismo es elevar el ritmo cardiaco. Se puede aplicar el control y cheque de los índices de glucosa antes y después de la actividad.